La triste realidad de los programas para recuperar datos borrados

Es casi seguro que todos los que usamos ordenadores o dispositivos móviles, en algún momento hemos experimentado la perdida de fotos por una cuestión accidental o un fallo técnico. Cuando algo así sucede, la mayoría de nosotros pensamos de inmediato en utilizar programas para recuperar fotos borradas y de hecho confiamos plenamente en que podremos recuperarlas sin mayor problema. La realidad sin embargo, es que no siempre sucede de ese modo, de hecho y por experiencia propia, una gran cantidad de las fotos que se borran ya sea del teléfono, el PC o las tarjetas micro SD, no se recuperan jamás.

disco duro

Una de las principales razones por las que no se logran recuperar este tipo de datos tiene que ver con lo que hacemos justo después de que el evento ha sucedido. Al no saber qué hacer, la mayoría de las personas entran en pánico y casi por instinto se descargan el primer programa que encuentran en Internet que promete un 100% de recuperación, lo cual nunca es cierto. Si bien es casi imposible que un software recupere todas las fotos eliminadas, en definitiva hay algunas cosas que con frecuencia pueden llegar a funcionar. El problema sin embargo requiere de trabajar metódicamente.

De entrada la principal recomendación que se hace es dejar de tomar fotos o grabar videos con la cámara del teléfono, así como almacenar archivos en el disco duro en caso de que las fotos hayan sido borradas del ordenador. La razón de esto es simple, mientras más se sobrescriba la tarjeta micro SD o el disco duro, más difícil será recuperar las fotos. Dependiendo de lo que haya salido mal, se corre el riesgo de sobrescribir las fotos originales y hacer imposible su recuperación. Al eliminar un archivo, queda su espacio libre en la tarjeta y es ese espacio el que ofrece una luz de esperanza al intentar recuperar las imágenes, sin embargo si ese espacio es ocupado por otros archivos, entonces se reducen significativamente las posibilidades de recuperar las fotos.

Por ejemplo, las fotos que nos envían a través de aplicaciones de mensajería como WhatsApp se almacenan directamente en la tarjeta micro SD. Cuando se presenta una situación en la que las fotos son eliminadas accidentalmente, los usuarios no tienen la precaución de desconectar la aplicación y eventualmente continúan recibiendo contenido que se almacena nuevamente en la tarjeta ocupando el espacio dejado por las fotos borradas. Esta es una de las principales razones por las que es casi imposible recuperar este tipo de contenido cuando es borrado de la tarjeta externa en el teléfono.

Luego entonces la recuperación de fotos borradas se vuelve un proceso realmente tedioso y desesperante ya que incluso puede suceder que de la noche a la mañana sin que el usuario aparentemente haya hecho algo, las fotos desaparecen y no hay más nada que hacer. Programas para recuperar fotos como el caso de Recuva o DiskDigger son los más populares en este segmento y ciertamente ofrecen un buen porcentaje de recuperación, pero desafortunadamente no en todos los casos los resultados son los deseados.

Hay incluso un tipo software que garantiza la completa recuperación de las imágenes, pero para ello es necesario comprar una licencia. El problema con esto es que la tecnología que utilizan en realidad no garantiza recuperar el total de las fotos borradas. Quizás la opción más recomendable es acudir con una empresa especializada en la recuperación de datos eliminados ya que usualmente utilizan un tipo de software forense que de hecho si tiene un alto porcentaje de éxito en la recuperación e incluso con frecuencia es usado en investigaciones judiciales. Desafortunadamente no todos tenemos la posibilidad económica de contratar esta clase de servicios, por lo que al final terminamos regresando al principio.

Por supuesto que hay muchas herramientas para recuperar imágenes borradas, sin embargo, la triste realidad es que ninguno de ellos nos garantiza que vayamos a recuperar nuestras imágenes, especialmente si no hemos tomado todas las medidas de precaución para evitar sobrescribir la información. Tal vez el mejor consejo o recomendación que podemos dar a quienes se encuentran en una situación como esta es que investiguen perfectamente el programa que utilizaran, comprobando los comentarios de otros usuarios, la reputación de la empresa que lo desarrolla, etc. Para quienes no quieren verse en una situación como esta, las copias de seguridad son sin duda la mejor medida de prevención.